TENDENCIAS

  • > COMPARTIR

Chips bajo la piel. Por Cintia Perazo

2017-08-30

Seguridad, control y comodidad parecen ser las principales razones por las cuales las personas ya se están implantando estos dispositivos en su cuerpo.
 
Algunos aseguran que los chips, en el futuro, podrán sustituir los pasaportes, las tarjetas bancarias y tarjetas de transporte como la SUBE e incluir información médica  para conocer, por ejemplo, el grupo sanguíneo.
 
Pero no se trata de hacer futurología cada vez son más las personas que se animan a introducirse estos dispositivos en sus manos o diferentes zonas de su cuerpo.
 
Uno de los pioneros más famosos en hacerlo es Amal Graafstra, biohacker aficionado de Estados Unidos y líder de Dangerous Things, compañía que implanta chips.
 
Graafstra se implantó un primer chip en su mano, en el año 2005, y lo utilizaba para abrir la puerta de su oficina. Pero más tarde se introdujo otros para encender su moto, abrir la puerta de su casa, desactivar la alarma del auto, llevar información personal y hasta para utilizar su computadora, son necesidad de claves ni huellas dactilares.
 
Programar estos dispositivos es muy sencillo, según asegura Graafstra, puede hacerse desde una aplicación celular. 
 
¿Qué tecnología utiliza el chip? Su nombre es Near Field Communication (NFC) o comunicación de campo cercano. Se trata de una tecnología de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dispositivos.
 
Los chips que se implantan son similares a un grano de arroz. Están encerrados en vidrio que forma un pequeño cilindro de 12 mm de largo por 2 mm de ancho.
 
Principales usos
Cuando se habla de implantes de chips en seres vivos, las mascotas ocupan el primer puesto. El objetivo, en este caso, es identificarlos y rastrearlos.
 
Una investigación que data de 2014 y fue realizada por la consultora D'Alessio IROL en nuestro país, revelaba que 7 de cada 10 personas evaluarían la posibilidad de colocarles chips a sus hijos si fueran útiles para cuidar la salud.
 
Seguridad es otra de las razones por las cuales muchas personas están solicitando que les implanten chip. En países donde existen muchos secuestros, como en México y Colombia, varias compañías ofrecen un servicio para implantar chips en potenciales víctimas de secuestro y poder rastrearlas. Importantes funcionarios y empresarios del mundo utilizan estos servicios implantándose chips ellos mismo o a sus familiares.
 
¿Cómo funciona? En el caso de seguridad, las compañías suelen inyectar con una jeringa un chip. Luego, un transmisor en el chip envía una señal de radio a un receptor más grande que tiene el cliente y que cuenta con un sistema de geolocalización.
 
Mayor comodidad es otro de los usos. En 2016 el Club Atlético Tigre hizo una campaña para insertar chips en la mano de sus socios y facilitar, de esta manera, su identificación al entrar en la cancha.
 
Según algunas estimaciones ya hay 5 mil personas en los Estados Unidos que utilizan estos chips para desbloquear puertas, abrir autos, entrar a sus trabajos, sin necesidad de portar tarjetas de acceso. En Europa, se revelan cifras similares.
 
Otras personas se los implantan por cuestiones de salud. Para llevar, en el chip, información médica o para que, por ejemplo, en un caso de accidente los médicos puedan saber el grupo sanguíneo de la víctima y si es alérgico a algún medicamento.  
 
Muchas compañías también comenzaron a ofrecer el implante entre sus empleados. Entre ellas se encuentra la firma estadounidense Three Square Market. Ante los cuestionamientos los voceros de la empresa aseguraron que la elección del implante es voluntaria y que les servirá, a sus empleados, para hacer en forma más rápida algunas de sus tareas más rutinarias, como abrir puertas, hacer fotocopias o compartir información.
 
Pero muchos cuestionan este último uso, asegurando que se está invadiendo la privacidad de las personas y se extralimita el control.
 
¿Es descabellado pensar que en el futuro, tanto las compañías como los gobiernos podrían utilizarlos con ese objetivo? Por ahora nadie reconoce este fin pero la tecnología ya lo permite.
 

  • 30.08.2017
  • Sociedad
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets