DUDAS Y CERTEZAS

  • > COMPARTIR

Tregua financiera y tensión parlamentaria.

2018-06-09

Nada que festejar.  Amparados bajo el generoso paraguas del FMI, los más altos funcionarios del gobierno respiraron aliviados. Una breve tregua para recomponerse.El trabajo que les aguarda es duro, el ajuste inexorable. Cómo y por dónde ejecutar el recorte es la cuestión.  Tendrán que aplicar cuchillo y comunicar malas noticias. 
Vienen días difíciles

Los términos del acuerdo preliminar que otorga un pararrayos de U$D 50.000 millones   permiten evitar una crisis de la economía y retomar la marcha del plan trazado. Aporta tiempo y tranquilidad, pero está por verse si suma confianza.

Puede que la euforia mundialista mantengan distraídas  a las mayorías. “A Sampaoli rogando y con el mazo dando”

Los diputados, por su parte,  no  tienen paz.  No les espera un fin de semana de relax precisamente. El miércoles se trata en el recinto la ley que despenaliza el aborto. 

Con una leve diferencia a favor del rechazo, los 12 a 13 legisladores que revistan como  indecisos están siendo  sometidos a presiones extremas. El resto de sus pares, también. Agobiados por la que les toca algunos se refugian en el silencio, desconectan los teléfonos y se aíslan. Otros ocultan su voto o mienten para ahorrarse aprietes y reconvenciones.

El “poroteo” se vive minuto a minuto. Los pasillos de la Cámara baja arden.

La multipartidaria de  mujeres,  que nuclea a un grupo de legisladoras de las distintas fuerzas políticas y, en la que conviven en dulce montón,  diputadas del PRO con otras del kirchnerismo puro y duro, la UCR y el Movimiento Evita, todas  a favor de las despenalización,  ofrece contención y resguardo a los diputados que deambulan como almas en pena soportando la embestida.  

Se escuchan relatos que estremecen. Los que van por las “dos vidas” militan sin pausa y aplican recursos implacables.

Una campaña en whatsapp  difundió bajo la consigna “adopte a un legislador” las listas de los teléfonos personales de los que,  o bien se definieron a favor o de aquellos a los que la indefinición los ubicó en el rango de blancos móviles. 

El telefonazo a reiteración de  obispos y altos dignatarios de la Iglesia  está a la orden del día y tiene efectos inmediatos y devastadores  sobre algunas conciencias legislativas. No temen tanto al castigo divino como al costo político que tendrán que pagar en sus comunidades. 

En un pequeño pueblo del interior se utilizó la homilía para juntar firmas que permitan disuadir a un diputado al que se identificó en plena misa con nombre y apellido. El hombre está bajo fuego cruzado.

Vicky Donda vive otra experiencia singular. Padece el constante seguimiento de alguién que se presenta como parapsicólogo y que la hostiga en la vía pública al grito de “novia del diablo”. La fatiga a la que la somete el personaje no parece sacarla de su eje.

Sensibles a los aprietes  las voluntades van y vienen de la aceptación al rechazo de la ley con una labilidad nunca antes vista. El diputado salteño Sergio “Oso” Leavy pasó, sin solución de continuidad,  del escenario de la Unidad Ciudadana con el pañuelo verde al cuello,  a la fila de los que le bajaran el pulgar a la ley. Muchas lo miran fijo.

Liberados por razones de conciencia a votar libremente sin alineamiento partidario, la  cuestión  pone a prueba los estándares de hipocresía y cinismo dentro de los cuales se mueve la política.  En algunos despachos se ha comenzado a recibir  testimonios de mujeres a las cuales, legisladores que votarán en contra de la ley, le han pagado abortos. Si los casos llegarán a las redes y los medios está todavía por verse. La venganza suele servirse fría. 

El Equipo Latinoamericano de Justicia y Género difundió datos contundentes.  Salta, una de las provincias del interior que resiste los cambios, tiene el más alto número de egresos hospitalarios por aborto ( 3529 casos en 2013). Le sigue Mendoza con 2563 casos en el mismo período.  En mortalidad materna está arriba en  Formosa con una tasa de mortalidad materna del 12,3 %  por cada 10.000 nacidos vivos en 2016 seguida por Catamarca con un 10,5. Nada parece indicar que estos números vayan a ser tenidos en cuenta a la hora de decidir el voto. No son los que mueven el amperímetro de los representantes.

El dictamen que llega al recinto conlleva la despenalización del aborto hasta la semana 14 de gestación. Fuera de este plazo no será punible la interrupción voluntaria del embarazo en caso de violación con el solo requerimiento o declaración jurada de la gestante el profesional interviniente, en el caso en que estuviera en riesgo la vida de la mujer o persona gestante o cuando  se diagnosticara la inviabilidad de la vida extrauterina del feto.

Para sumar consensos se introdujeron algunas modificaciones. Se exige el consentimiento de padre, madre o tutor para el caso de niñas entre 13 y 16 años cuando se trate de una práctica invasiva. Este concepto no sería exigible para el caso de la administración de Misoprostol.

Se introduce la “cláusula de conciencia” individual para los médicos. Cada institución deberá abrir un registro previo de sus profesionales objetores e informar a la autoridad de salud. Los hospitales y sanatorios que no dispongan de profesionales para la práctica  deberán tener convenios de derivación inmediata a otros centros. Todos los centros de salud quedan obligados a garantizar  la provisión  del servicio. La ley incluye la interrupción del embarazo dentro del PMO (Programa Médico Obligatorio).

También se introduce  en el cuerpo de la ley una pena para aquel que obstruya o dilate  el aborto requerido. 

Se espera un debate extenso y arduo. No menos de veinte horas. Más de 250 oradores para defender o denostar el proyecto que ya tiene dictamen. 

Otro tema es la calle. Se sabe que estará atenta y  áspera. Se calcula que cientos de miles de personas, en su mayoría mujeres, rodearan el Congreso para expresarse a favor y en contra y meter presión a los legisladores en tiempo real. Está  previsto un megaoperativo de seguridad y hay quienes ya mantienen cadena de oración rogando que la cosa no se desmadre. Las pasiones que el tema desata son intensas y están a flor de piel. Hay fundamentalistas en los dos bandos.

María Eugenia Vidal y Carolina Stanley se perdieron la selfie. A ella les correspondía la foto celeste que compartieron los funcionarios de Cambiemos que no acompañarán la Ley que puso sobre la mesa el mismísimo presidente habilitando una intensa agenda de género. 

Mientras ministros y funcionarios se dejaban registrar a requerimiento de la vice Gabriela Michetti, ellas se fotografiaban con Francisco en Santa Marta. No trascendió de qué hablaron pero poco cuesta suponer. El debate sobre el aborto y los números de la pobreza  que vuelve a crecer, en el centro de la conversación.  

Quien también tiene que ir pensando su voto a plena conciencia es Emilio Monzó. Dicen que al Presidente de la Cámara Baja. En caso de empate, su decisión será crucial en la madrugada del jueves. Dicen que el tema le quita el sueño. No es para menos.

  • 09.06.2018
  • Sociedad - Política
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets