DUDAS Y CERTEZAS

  • > COMPARTIR

La política en los tiempos del amor líquido.

2019-06-15

Las pasiones corren encendidas en el volátil escenario de la política. Amores, odios, rencores y despecho recalientan una trama que se organiza en torno a cálculos y conveniencias.

El hombre que encantó al Presidente se jacta de manejar sus emociones y responder con estricta racionalidad al enloquecido devenir del día a día.

Pichetto Superhéroe no dice toda la verdad. Hace apenas una semana vagaba entre la ira y el desconsuelo. La desquiciante indefinición de los que se pretendían alternativos y federales potenció su resiliencia. Tanta ida y vuelta, tanto sí pero no, tanto me conviene no me conviene en la granja del peronismo no K, terminó precipitando la determinación del hombre del momento.

Macri luce embelesado con su "superviviente designado". Trasunta cálculo pero el amor es más fuerte.

"Tuvimos una larga charla en el avión viniendo para acá, la más larga en estos tres años y medio" dijo al presentar a su coequiper al que definió como "un patriota que quiere lo mejor para los argentinos" comenta como hechizado.

La confirmación de que apenas unos días atrás Macri tentó con la candidatura a vice a Juan Manuel Urtubey, una oferta que el salteño rechazó con el mismísimo Mauricio desparramado sobre su living, no quitó sorpresa ni deslumbramiento a la dupla que terminó sellando con el rionegrino.

A diferencia del Gobernador, Pichetto no parece estar en condiciones de aportar votos ni "glamour", pero sí refuerza la idea de gobernabilidad, previsibilidad jurídica y parlamentaria, densidad de concepto y, por sobre todo, una intensidad en el discurso que no posee Macri ni ninguno de los más próximos a la figura presidencial. Lo suyo no son las selfies ni las redes. Él fatiga los medios tradicionales y los teléfonos sin ahorrarse una sola respuesta. Puede gustar o no lo que dice, pero perfora las pantallas.

"Este peronismo nunca me contuvo. En el plano ideológico, las visiones más ligadas a la izquierda nunca fueron parte de mi proceso político cultural" asegura el hombre que resignifica sin hesitar la palabra ícono del, peronismo.

Para Pichetto, en política hablar de traición implica "mirar hacia adelante y tratar de cambiar la cosas". Haciendo gala del "blindaje emocional" que le atribuye Patricia Bullrich, el candidato a vice del Juntos por el Cambio sostiene que a política no es para "librepensadores ni almas bellas individuales, sino una tarea de carácter colectivo, de equipo"

El hombre que dice querer para la Argentina "más emprendedores tecnológicos y menos cartoneros" ya está arremangado trabajando para captar voluntades de sus hasta ayer "compañeros", para acompañar la fórmula con boletas cortas y prescindencias electorales.

No menos de seis senadores y al menos cuatro gobernaciones parecen estar ya atrapados en su infatigable mediomundo.

La elección del emblemático senador del PJ como compañero de fórmula habilita también de una nueva dimensión en la vida política de Macri. No solo lo muestra dispuesto a abrirse a de búsqueda de aliados por fuera de todo lo PRO puro sino que manifiesta una clara voluntad por resolver uno de los temas más inquietantes del momento: generar condiciones para, en el caso de poder retener el gobierno, poder ejercer el poder. La idea de "coalición electoral" parece ceder paso al concepto de "coalición de gobierno".

Las dos fuerzas que tensionan la grieta buscan ampliar sus chances capturando al votante de centro. Eso explica la disruptiva confección de las duplas más competitivas. Alberto Fernández aporta una pátina de sensatez y moderación a la fórmula cristinista y Miguel Ángel Pichetto densidad al relato del macrismo.

No es posible saber si las figuras del ex jefe de Gabinete K, o la del histórico legislador del PJ, lograrán neutralizar la resistente costra del anticristinismo ni el sentimiento de fastidio de los antimacri. Ese espectro de crecimiento-crispación que intoxica el alma de tanto votante.

Sergio Massa ya oficializó su pase. Ahora es parte del "Frente de Todos". El café con Fernández fue breve y es probable que cuando se sentaron ya estuviera ya frío, pero el Frente Renovador ya está instalado claramente de ese lado de la grieta. Quedan pendientes los detalles.

Nada parece indicar que el vaya a competir en las PASO contra los Fernández con fórmula propia. Eso al menos no se desprende de la airada respuesta que Alberto F. propinó a los cronistas que aguardaban decisiones a la salida del esperado café para dos. A veces un gesto dice más que mil palabras.

La disputa por el territorio de Tigre es parte de la refriega y en esto parece haberse avanzado.

Julio Zamora, el actual intendente, quien pretende ser reelegido y quién ya estaba adentro del Frente cuando todavía era Patriótico, está en llamas.

Consciente de que en la rosca "le hicieron lugar a un capricho de Sergio Massa" poniendo como apoderado a Eduardo Cergnul, y reduciendo sus chances a una "boleta corta" -si lo que quiere es ir por adentro-, el hombre está dispuesto a presentar batalla. Con, según sus propias encuestas, 43 puntos de intención de voto contra no más de 15 de Malena Galmarini, no parece preparado para entregarse.

La ambulancia de Pichetto hace guardia, dispuesta a recoger a los heridos.

Desde el núcleo duro del massismo dicen que el acuerdo está sellado, que es integral y que incluye el consenso en torno a once puntos sobre los cuales se pretende sostener una coalición que excede lo electoral: es legislativa y de gobierno aseguran. A diferencia a Miguel y Alberto, Sergio tiene votos propios y hoy valen mucho.

Todavía no se hizo el "triage" de los caídos en combate en el pase al peronismo K. Está claro que el trasiego el ex intendente de Tigre perdió a su autodeclarada "madre política", la respetadísima Graciela Camaño.

La aguerrida jefa del bloque de diputados del FR le hizo el aguante hasta el final pero, no pudiendo sobrellevar la migración ideológica de su vástago, lo dejó partir. En cuestión de horas logró cohesionar una fórmula para lo que quedaba de Alternativa Federal -ahora Consenso Federal- en torno de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, por el momento los únicos que permanecieron firmes en la estrecha avenida del medio.

Amnistía general para el revoleo de videos y la festichola de memoria digital que tramita en las redes. Borrón y cuenta nueva para "todes".

A la misma hora en que Alberto Fernández colgaba en las redes "All together Now", una pieza de campaña inspirada en Los Beatles, los referentes peronistas del macrismo daban la bienvenida a Miguel Pichetto cantando en una parrilla de la Costanera Norte la marcha peronista, versión Hugo del Carril.

"Cambia todo cambia. Cambia lo superficial. Cambia también lo profundo. Cambia el modo de pensar. Cambia todo en este mundo," …. susurra dulcemente Mercedes Sosa en los sensibles oídos de la argentinidad Nac and Pop…09

  • 15.06.2019
  • Sociedad - Política
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets