DUDAS Y CERTEZAS

  • > COMPARTIR

Detalles de una boda

2018-01-12

Tres momentos de la vida son considerados sagrados por los habitantes de India: el nacimiento, la boda y la muerte. Solo uno del ellos puede ser disfrutado en primera persona. Eso siempre que no haya razones muy poderosas para resistir la elección de pareja que las familias de los contrayentes hayan acordado.

Los matrimonios por amor son todavía pocos y están reservados a los sectores medios y medios altos de las ciudades, la gente con acceso a estudios superiores y los que resisten, por la razón que fuere, ajustarse al peso de la tradición.

En India la unidad familiar es central y casar a los hijos una tarea sacrosanta que pone en juego el cuerpo y el alma. Nada queda librado al azar.


Contactos personales, avisos clasificados y hasta redes sociales trabajan febriles entre conciliábulos y algoritmos para dar con el casalito indicado.

La carta astral de los potenciales cónyuges es absolutamente clave. Si los astros no acompañan, no hay conveniencia social ni pasión amorosa que alcance. 
La cosa está tabulada, si no coinciden en al menos dieciocho números sobre los treinta y seis no hay boda. No hay caso. Ningún argumento en sentido contrario será atendido.

La felicidad futura es directamente proporcional a la coincidencia numérica que indican los astros, por arriba de los veintiocho números, puede hasta que los dioses de la pasión sean con ellos generosos. Creer y sentarse a esperar.

El tema de la casta tampoco es menor. Si bien el sistema de compartimento social fue abolido desde hace décadas, en la práctica es casi insoslayable. Se tiende a casar a los hijos con los de la propia casta. Todo lleva a eso.

Una vez tomada la decisión, la casa por la ventana. Habrá que poner todo y más. Ninguna familia, por pobre que sea, descuida este momento.

La novia lleva su dote. Joyas, ajuar, enseres y efectivo pasan a la familia del esposo. Ella deja para siempre a sus padres y hermanos para vivir con suegros, cuñadas y cuñados. Pasa a ser parte de otra familia con la que convivirá en la misma casa. Es así. El sistema está cambiando pero lento. El mandato de los dioses y religiones todavía cuentan

Para la ceremonia, cada credo tiene sus detalles.

El novio llegará escoltado en un caballo blanco. Banda y tambores anuncian su llegada. La novia aguarda rodeada de niñas y adolescentes alborotadas. En cuclillas cubierta con un velo de colores y envuelta en sus mejores trapos. Joyas no le han de faltar.

Todo es revuelo y alegría. Vuelan monedas y fluyen cosas ricas para compartir. Nadie quiere quedar afuera de la celebración. Es un día muy importante para todos 
Para los esposos , el primero del resto de la vida.

Cuando la música termine y los invitados partan, ellos empezaran a conocerse, a saber el uno del otro, a corroborar si los astros que rigen su destino están efectivamente alineados o le han jugado una mala pasada. En cualquier caso se aceptarán por esta vida y las siete reencarnaciones que la sucederán.

  • 12.01.2018
  • Sociedad
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets