DUDAS Y CERTEZAS

  • > COMPARTIR

Boudou preso: el ocaso del "niño mimado" de Cristina que soñaba con sucederla

2017-11-04

Cayó el más "Amado". Con el glamour por el piso, el más fashionista de los funcionarios K posa para los fotógrafos judiciales en el living de su piso en Puerto Madero de jogging y t-shirt negra. Así arrancó el viernes.

Con un look casual y entrecasa, zafó, hasta ese instante al menos, del casco de rigor. A esa, la primera imagen, se suma otra, algo más penosa y comprometida: esposado y con chaleco antibalas rumbo a la camioneta que lo trasladará detenido.

Atrás quedó el vicepresidente "cool" que rompía el protocolo para treparse, guitarra en mano, a los escenarios de "La mancha de Rolando" o se comía a los chicos crudos sobre el vértigo de una Harley Davidson.

Para el hombre que hizo de su imágen una cuestión de culto, un bajón.

La Prefectura llegó de madrugada y se lo llevó apenas salió el sol. A desayunar a la DIPA, la División de Investigaciones Penal y Administrativa de la fuerza.

Del vice descontracturado al desalineado militante que mete las patas en el agua en el sagrado territorio de la fuentes de Plaza de Mayo. De "enfant terrible" del cristinismo al "Che" Guevara de cotillón virtual. Todo quedó atrás. Una imágen se traga a la otra y la de este ocaso no lo favorece precisamente. Un final a toda orquesta para el más mimado de los funcionarios de CFK.

El mismo que la Presidenta anunció como su compañero de fórmula una memorable tarde de junio sobre el filo del plazo legal, cuando con el suspenso sostenido hasta el final lo presentó arropado con halagos frente a la platea y el desconcierto de todos los machos alfa de su funcionariato.

"Necesito a mi lado a un hombre que no tenga miedo… necesito a alguien que no le tenga miedo a las corporaciones, a los preconceptos, a las cosas establecidas", dijo al sorprenderlo con la designación. Joven y bien parecido, Aimé disponía de todas las condiciones, de todo el "charmé" para estar a la altura de las circunstancias.

En una ceremonia parecida a la entrega de un Martín Fierro, el "winner" se enteró en el momento, y se sonrojó.

La asociación ilícita de Amado

No es Ciccone la causa por la cual, ahora, que se lo llevan para adentro. Bastante menos presuntuoso es el cargo bajo el cual lo convoca el Juez Ariel Lijo, en un acto, para muchos extemporáneo, en el que el ex vicepresidente termina desalojado de todos los lugares que solía frecuentar.

También acusado de enriquecimiento ilícito, el juez entiende que Boudou, junto a ex pareja, parientes y amigos integró una asociación ilícita para el lavado de activos. Apto todo servicio, lo suyo, tan disponible para un barrido como para un fregado.

Destemplado, Luis D'Elía fue el primero y único en bancar la parada. Pidió salir a armar un "comando táctico-estratégico para la resistencia". Desde Radio Rebelde fundamenta su posición en razones profundamente ideológicas "la oligarquía no va a perdonarle a Amado Boudou la expropiación de la AFJP a los banqueros chorros y su devolución a los trabajadores", disparó desde las redes sociales. Con Cristina fue un poco lapidario: "No puede hacerse la pelotuda". Otro que está enojado con CFK.

Los argumentos de Lijo para mandar a detenerlo son algo más terrenales. Alega que el ex vice dispone de "relaciones residuales" con actores poderosos que podrían ayudarlo a fugarse o a obstaculizar el proceso. En un pronunciamiento de once carillas, el juez lo acusa de ser jefe de una banda que operó entre 2009 y diciembre de 2015. Para Di Lello, Amado y los suyos deberán explicar cómo adquirieron bienes, realizaron abultados consumos e ingresaron dineros al blanqueo sin poder justificar de dónde provenían los fondos. Según la fiscalía "hay pruebas suficientes para creer que se ha enriquecido patrimonialmente en forma injustificada".

Cargos que se suman a otros, de más baja estofa, como truchar papeles de un auto para esquivar la ganancialidad de un matrimonio deshilachado, adulterar facturas de viáticos de un viaje oficial o comprar vehículos de alta gama para el ministerio a su cargo sin licitar.

A solo cuatro meses de asumir la vicepresidencia de la Nación, Boudou ya tenía que enfrentar dos causas por corrupción. En la arremetida no vaciló en llevarse puesto al prestigioso Esteban Righi, por entonces Procurador de la Nación, quién humillado por las acusaciones que el vaporoso Amado le propinó en conferencia de prensa, decidió dejar su lugar, habilitando un tiempo bochornoso, en el que el kichnerismo pretendió imponer para ese cargo a Daniel Reposo, una iniciativa que se estrelló frente a la manifiesta insolvencia profesional del susodicho.

De mal en peor. El niño mimado de CFK fue de derrape en derrape.

Consideraciones desdorosas, comentarios imprudentes hacia la mujer que lo llevó sin escalas hacia lo más alto del poder político lo pusieron en la mira de Máximo Kirchner. Desde entonces una pesada nube negra de tormenta opacó su estrella y lo arrojó fuera del planeta K.

Por la tarde-noche a Ezeiza. A compartir el happy hour con Lázaro Báez, y Ricardo Jaime entre otros. Antes su abogado, recusó al Juez Lijo. Ahora a esperar.

Cómo despegados de una siesta con resaca, los jueces pusieron quinta. El fallo de la sala II de la Justicia Federal que ordenó el pedido de desafuero y arresto de De Vido respalda las embestidas judiciales que en los últimos días alimentaron la hoguera en la que arden los casos de corrupción.

Suma leña al fuego de la caldera de los federales la dureza de Macri al fustigar a una Justicia, lenta, distraída y prebendaria. Una situación de rispidez y tensión entre el Presidente de la Corte Ricardo Lorenzetti y el Ministro de Justicia Germán Garavano da cuenta de ello.

A la militancia del PJ el tema le es ancho y ajeno. Amado Boudou nunca fue considerado como del propio palo. Primero considerado como paracaidista ejecutor de las ocurrencias de Néstor Kirchner, luego como un humillante capricho de la ya viuda CFK. Lejos de integrarlo, se lo "fumaron" sin chistar.

Reformas y reacciones

A ninguno se les ocurre por el momento ensayar ni la más tibia defensa del ángel caído. Más que suficiente tienen con tener que asimilar la "caja conceptual" que un Macri, en modo motivacional, les presentó el pasado lunes bajo la celestial cúpula del CCK.

Una suerte de "cajita no tan feliz" que incluye algunas sorpresas inesperadas. El más ácido de los caramelos que incluye el paquete del "reformismo permanente" es lejos la propuesta del recálculo del incremento de las jubilaciones. Una cuentita que, sea haga como se haga, le retacea unos $900 al incremento de trimestral de los ya retirados del mercado laboral.

Son varios los legisladores, entre ellos Diego Bossio, varios del Bloque Justicialista y del Frente Renovador, como Marco Lavagna y otros que reconocen en este el tema más sensible y no están dispuestos a dejarlo pasar. Entiende que es un límite que excede la ya manifestada vocación de diálogo.

No es el caso de varios gobernadores, que con la cabeza puesta en no perder un solo peso están dispuestos a subir la cuestión previsional a la mesa de las negociaciones y, llegado el caso, acompañar.

Suficiente tienen con resistir los anuncios de cambios tributarios sobre productos estrella que sostienen de las economías regionales. Vinos, espumantes, cervezas y azúcar en la mira. Para no hablar de los electrónicos de producción o armado nacional, un tema que metió alarma en el lejano sur.

Todos celebran el impuesto a la renta financiera pero la mayoría entiende que los impuestos que suben, suben ya, y los que bajan lo harán despacio, muy despacio y con otros tiempos.

Consultados sobre la reforma laboral, un bodoque de 120 páginas, se manifiestan atentos al análisis que punto por punto llevan adelante los abogados de los gremios y la CGT. Firmes junto al pueblo se alinearán tras lo que decidan los popes sindicales.

En las redes, entretanto, van y vienen los tweets. Cristina Kirchner, a quien ayer le trabaron un embargo por la friolera de 10.000 millones, se cura en salud. "Estamos frente a una maniobra de disciplinamiento", advierte en las redes.

Lilita, exultante, sube una imágen a modo de celebración. La bebé Republiquita vestida de rosa y con banda presidencial bajo el manto de la Virgen María. Pochoclo digital.

  • 04.11.2017
  • Sociedad - Política
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets