DUDAS Y CERTEZAS

  • > COMPARTIR

Alberto en modo K.

2019-08-31

En nuestro país hay muchos Fernández. Se calcula que en Argentina hay cientos de miles de Fernández. Pero, solo dos de ellos están en la línea de largada para presidir la Argentina en los próximos cuatro años.

Un Fernández, Alberto Ángel, es ya una suerte de Presidente virtual de los argentinos. No detenta la legitimidad del poder, que por el momento sigue residiendo en Mauricio Macri, pero todos lo consideran hoy como una suerte de Presidente electo.

Una Fernández, Cristina Elisabet, es quien ocupará el primer lugar en la línea de sucesión presidencial en el caso de que, como todo parece indicarlo, Alberto Ángel resulte elegido en las generales de octubre.

El caso no deja de ser curioso. Es Cristina Elizabet la que ungió con los santos óleos K la candidatura de Alberto Ángel como presidente de su fórmula. Ella se corrió de escena y se reserva la retaguardia del poder. Tendrá como responsabilidad primaria presidir el Senado de la Nación y eventualmente sentarse en el candente sillón de Rivadavia si alguna circunstancia de las previstas en la Constitución Nacional, así lo exigieran. Por el momento se dedica a una gira literaria. La presentación de su libro “Sinceramente” la muestra sosegada en medio del tembladeral. Lleva adelante una campaña electoral de baja intensidad.

El que no encuentra paz en esta escena es justamente el primero de los Fernández.
Una inmensa mayoría espera que el candidato del Frente de Todos se comporte como una suerte de Presidente electo. El hombre resiste esa condición. Quiere que Macri se haga cargo total y absolutamente de este tiempo político contra natura que habilitaron las PASO. No quiere ser corresponsable en este impiadoso final. Prefiere permanecer retirado de la dramática debacle que se desencadenó tras la primaria. Esto no evita que todo lo que haga y diga en los días que corren tenga un impacto directo sobre la vida de todos nosotros.

¿Quién es Alberto Fernández?, es la pregunta del momento. ¿Cuántos Albertos hay?, repreguntan los más desconfiados. ¿Alberto Fernández es el que disertó en el MALBA, encantando al círculo rojo que lo ponderó arrobado por su moderación el penúltimo jueves de agosto, o es el que este lunes emitió un incendiario comunicado tras el encuentro con la misión del Fondo, quemando todos los puentes de entendimiento y precipitando la debacle financiera que nos dejó pataleando sobre el abismo.

¿Quién es el verdadero Fernández, quién es el hombre que está hablando hoy a los mercados? ¿Qué piensa, siente y está en condiciones de hacer el Fernández que terminará decidiendo sobre la vida y bienes de todos nosotros? Ese es el interrogante que fatiga las conversaciones.

“Alberto Fernández no es Scioli”, aporta Pepe, el hermano del ex candidato, también elegido en su momento por CFK. “Son totalmente diferentes”, asegura José Scioli quién otorga un crédito fuerte a la idea de que CFK se correrá de escena dejando paso a una unificación del peronismo en torno a sus figuradas más moderadas. Una hipótesis que no parecen estar tomando como válida los que mueven las fichas de las finanzas.

Detrás de la aseveración de Pepe Scioli subyace el otro interrogante de la hora: ¿Cuánto influye en las decisiones, posicionamientos, y estados de ánimo de Alberto Angel, las ideas, proyectos y deseos de Cristina Elisabet? ¿Cuánto estará dispuesta CFK a hacer pesar el valor de cada voto cuando llegue la hora de ejercer el poder? ¿De cuánta libertad de movimientos dispone Alberto Fernández a la hora de dar respuesta a los que ya le exigen definiciones? ¿Qué tributo le debe a la ex jefa de estado por el hecho de haberlo elegido para la ocupar la más alta magistratura?

“Tenemos que dejar de alentar la idea de que Cristina es una cosa y yo otra (...) cuando hablo yo está hablando Cristina”, dijo el candidato del Frente de Todos, el candidato que tendrá la lapicera, el mismo que dijo que tomará sin consultar con su vice todas las decisiones.
Si la mutación que Alberto Fernández registró entre el bálsamo del jueves y el maldito último lunes de agosto tuvo que ver con la marcha del sábado que mostró a Macri exultante causando irritación en el núcleo duro K o si fue un mero reposicionamiento de campaña dedicada a la popular es a esta altura irrelevante. En cualquier caso el cambio de piel precipitó el curso de los acontecimientos.

Las declaraciones de este viernes al Wall Street Journal reconfirman el reseteo de Alberto en modo K. No solo vuelve a cargar contra el FMI como corresponsable de la crisis sino que acusa a los funcionarios de ese organismo de entregar dinero a un gastador compulsivo.
Entre un Macri que va del Presidente al candidato y un Fernández que oscila entre la templanza y la confrontación corre la vida de todos nosotros en estos días.

¿Quién tiene la culpa? es la otra pregunta de esta semana. ¿Quién es responsablede este derrape que nos colocó otra vez frente al abismo?. Otra cuestión inconducente. Si esto pudiera ser medido con alguna herramienta científica es probable que se encontrarían responsabilidades concurrentes.

El resultado del escrutinio definitivo de las PASO, que le otorga a Alberto Fernández el 49,49 % de la intención de voto, un porcentaje que se eleva por encima del 50% en el caso de no tener en cuenta los votos en blanco, refuerza la idea de que el comportamiento de todas las variables de la economía y el mercado está inexorablemente atado a los dichos y hechos del ex jefe de gabinete de Néstor Kirchner.

Cuidado con el “cuanto peor mejor”. Vale recordar llegados a este punto que quien siembra vientos, suele cosechar tempestades, muy especialmente en el devastado territorio de nuestra economía.

Macri ya se llevó puesto su catecismo. Son pocos los mandamientos que le resta transgredir. Convertir estos días en un enfrentamiento de “machos alfa”, en una disputa para medir quien la tiene más complicada solo aumenta la zozobra y aumenta peligrosamente los niveles de desconfianza en la dirigencia política.

Julio Cobos se suma este viernes hablando de control de cambios. Solo falta mencionar la palabra maldita: cepo. Después ponerse a rezar.

Faltan cincuenta y siete eternos días. El contrapunto dialéctico entre el presidente en ejercicio y su potencial sucesor los muestra a ambos contando los días que restan de este tiempo de confusión e incertidumbre que las PASO nos dejaron. Un daño colateral que nadie supo prever y que lejos de mitigar todos se dedican a profundizar. Un efecto deletéreo y ferozmente corrosivo sobre la confianza en los dirigentes y las instituciones.

Este escenario fallido es producto de la política y solo con gestos políticos se puede sobrellevar. Encontrarle la vuelta demanda grandeza para enmendar el tremendo daño que este forcejeo de egos nos está produciendo.

Alguien tiene que hacerle saber a Macri que hay muchas maneras de dejar el poder y a los Fernández que el pasado doce de agosto comenzaron a gestionar su propia herencia y que ese legado incluye un insumo del cual no se podrá prescindir: la confianza. Comprometerse en ese empeño es urgente. Todos necesitamos saber no solo que nos proponen sino que camino van a tomar para lograrlo.

Las cartas están echadas. Gane quién gane en octubre, en los días que restan hasta la elecciones, estamos en manos de los Fernández. Les guste o no ellos detentan un inmenso poder y el poder no es impunidad como solía pregonar el malogrado Alfredo Yabrán. El poder es responsabilidad. De lo que hagan o dejen de hacer depende el sufrimiento y siempre esquiva tranquilidad de los Argentinos.

  • 31.08.2019
  • Sociedad - Política
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets