DUDAS Y CERTEZAS

  • > COMPARTIR

¿Qué estás dispuesto a hacer para conseguir más seguidores? Por Cintia Perazo

2017-08-09

La semana pasada el youtuber Dude Vlogs difundió un video con el fin de denunciar a otros cuatro youtubers -los argentinos Gonzalo Fonseca y Lucas Castel, y los uruguayos Yao Cabrera y Fabricio Lemus- de haber abusado de una menor.
 
Pero lo que llama la atención de esta denuncia –no formal ya que sólo la difundió a través de su cuenta de Twitter- es que la hizo dos años más tarde y contó que él mismo grabó toda la situación sin intentar detenerla.
 
Pero el escándalo no terminó ahí, uno de los involucrados Gonzalo Fonseca, se defendió diciendo que no se trataba de una menor y que estaba alcoholizado, como si esas razones restaran importancia a su accionar.
 
La víctima también dio su versión de los hechos afirmando que no fue violada pero repudiando tanto la difusión de las imágenes como el abuso de los youtubers. “Me parece muy bien que se conozca que pasan estas cosas, la verdad me da mucho asco. Yo estaba borracha, eso es verdad. No le pueden hacer estas cosas a una mujer que está inconsciente”, dijo la joven en su propio canal de YouTube, en un video donde se la observa perturbada y triste por la difusión del abuso grupal.
 
Más allá del hecho en sí –que es repudiable- esta situación pone en debate otras cuestiones sobre las que es fundamental reflexionar. En primer lugar lo positivo de las redes, ya que sin ellas nunca nos hubiéramos enterado de este hecho. Y, por otro lado hasta, dónde son capaces de llegar los youtubers para ganar seguidores. El primero en querer conseguir “rating” con esta difusión fue el propio “denunciante”, quien por cierto no realizó una denuncia formal si no que sólo viralizó este video dos años más tarde.
 
Pero no es el único, tanto los protagonistas de este lamentable video como muchos otros youtubers tienen como único objetivo ser “famosos” y, con tan de conseguir más suscriptores, suben videos donde los retos cada vez más peligrosos incluso poniendo riesgo sus propias vidas y la de terceros.
 
Entonces ¿cuál es el límite? La respuesta es: “la muerte”. Parece impensado pero la semana pasada, también, se conoció otro caso: una youtuber mató a su pareja –también youtuber- de forma “accidental” mientras grababan un video.
 
"Pedro y yo vamos a grabar probablemente uno de los videos más peligrosos jamás vistos. Fue idea suya, no mía", twitteó la youtuber estadounidense Monalisa Perez horas antes de grabar el fatal video. Poco tiempo después fue detenida por asesinar a su novio de un disparo en el pecho.
 
Aparentemente la pareja quería, con este video, obtener más popularidad y ser famosos. Pedro –la víctima- habría asegurado que las balas no atravesaban los libros y que él ya lo había probado. Pero no era cierto que un libro pudiera detener una bala, de esta manera, cuando Monalisa disparó en la bala atravesó el libro que usaba su esposo como chaleco antibalas y también su pecho, ocasionándole la muerte.
 
Hoy esta joven de 19 años - que tiene dos hijas de Pedro y está embarazada de 7 meses- está detenida y tendrá que afrontar una condena de 10 años de prisión.
 
Más allá de estos casos puntuales el planteo es, también, pensar qué valores tenemos como sociedad. Cómo es que estas personas consigue, justamente, más cantidad de seguidores y lograr viralizar sus videos cuando realiza este tipo de acciones.

  • 09.08.2017
  • Sociedad
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets