COSAS DEL QUERER

  • > COMPARTIR

Soy @monigps

2014-09-08

Entre Facebook y Twitter prefiero TW. Puede que sea una impronta de mi oficio. En Twitter manda la instantaneidad, el momento. Es presente en estado puro. Twitter es lo que está pasando. Twitter es ahora, adesso, now, “just now”, “right now”, aquí o en la China.
Twitter es breve, vertiginoso y versátil. Fluye con la velocidad de un río de montaña. Puede ser tan líquido como muchas pasiones de este tiempo o tan corrosivo como tantos otros ácidos feroces.
 
Los contenidos en Twitter pueden ser absolutamente efímeros o insustanciales o pueden un par de tweets cambiar el rumbo de la historia.
 
Se pueden escribir una infinita retahíla de pavadas en 140 o una verdad enorme e incontrastable con pocas palabras precisamente elegidas.
Twitter es una herramienta poderosísima que a diario varios millones usamos o exploramos ansiosos por saber como es el mundo que se está instalando.
Me asomo al precipicio de TW casi a diario. Pasa de todo en el TL. Todo es posible en ese ilimitado lugarcito del ciberespacio.
 
TW sirve tanto para un “ barrido como para un fregado”. Hay periodistas rastreando indicios, oficinistas achicando el tedio, gente buscando recetas de cocina, televidentes compartiendo un “vivo” y almitas en pena convocando un cachito de amor. Hay de todo.
Cuando estoy fuera de escena o lejos y quiero saber que pasa, primero paso por TW. No es que allí esté “la posta” pero seguramente en cuestión de segundos sabré por donde tengo que seguir para conocer con certeza que está pasando.
 
Algunos saben de que estoy hablando, muchas noticias suben primero a TW,  tweeteadas desde el anonimato. TW abre un, cada vez más breve , “período ventana” entre la más crudas de las noticias y la veracidad debidamente chequeada por los medios masivos y los periodistas profesionales.
Esta es la paradoja de TW, en lo que a información se refiere, en su mayor defecto radica su potencial virtud.
 
Cualquiera puede subir cualquier cosa a TW sin asumir responsabilidad alguna, pero es absolutamente imposible parar el curso de una verdad comprobable desde que existe el “piar de los pajaritos”.
 
Vale recordar también que TW es parte de lo que hemos dado en llamar “espacio público” aunque muchos de los más públicos personajes del quehacer nacional lo olviden cuando presas de la mediática pasión del momento se ponen a emitir caracteres dejando el “inconsciente a la intemperie” y mostrándose infinitamente más parecidos a sí mismos desde el cuarto de baño que desde un atril o la televisión.
 
Bastan 140 caracteres para blanquear un romance o disparar una revolución y sobra un solo dedito para bloquear al que, confundido por los tiempos que corren, prefiere dedicarse a hacer la guerra en lugar del amor.

  • 2014-09-08
  • No hay categorías asociadas
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets