VIAJES

  • > COMPARTIR

Me la comí con los ojos.

2012-01-26

Debo admitirlo, no podía dejar de observarla: me la devoré con la mirada.
 No solo es la más alta, seguramente es una de las más provocadoras propuestas de la arquitectura contemporánea. Una joya de mil quinientos millones de dólares.

La “Burj Khalifa “emerge 880 metros sobre el nivel del desierto y parece rozar la mismísima vía láctea  con su imponente  belleza.

Durante el día destella resplandores de plata suavemente dorada cuando la toca el sol implacable del Medio Oriente.  Por las noches  titila iridiscencias disputándose el cielo con las estrellas.

Inaugurada hace algo menos de dos años, esta ciudad vertical, es el ícono de Dubái. Con sus cincuenta y siete ascensores se eleva 192 pisos,  muchos de los cuales están ocupados por residencias.

Su estética depurada y minimalista contiene un Armani Hotel y el ángel de Giorgio deambulando por otros ciento cuarenta y cuatro apartamentos y pent houses.

Atmósphere es el nombre del restó del piso 122 desde donde se domina una vista de la ciudad que parece bajada de Google Earth.

Desafiante y delicada, imponente y al mismo tiempo etérea,  hechiza con el magnetismo de un castillo encantado en el que uno quisiera extraviarse y vagar, al menos por un tiempo.

fotos by Ale Gawianski.

  • 2012-01-26
  • No hay categorías asociadas
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets