VIAJES

  • > COMPARTIR

"Amanecer en el Tatio"

2016-12-27

Ver amanecer en El Tatio es casi una experiencia religiosa. Basta tomar la ruta del desierto a la hora en que los cerros se vuelven color caramelo, un camino de ensueño.

De Machuca, con sus casitas de piedra volcánica a los humedales del Putana donde flamencos y patos de la puna comparten hábitat celestial.

Al pasar los 4000 SNM todo vuelve a cambiar. La tierra se cubre de un bello dorado e hirsuto: tolar, coirón y paja brava anuncian el paso de las vicuñas, el más delicado y protegido de los camélidos. También el más codiciado.

La lana de vicuña cotiza como oro en los mercados internacionales. Caza y esquila severamente prohibidas.

En el “tatatío”, como los llaman los lugareños, la tierra bulle al amanecer, incandescentes fumarolas de vapor de agua brotan desde la superficie y el espectáculo deslumbra. . El centro geotérmico del desierto con sus 10 km cuadrados de géiseres hiperactivos aporta calor a la helada atmósfera del altiplano.

El Licancabur aguarda en la base el regreso. El “volcán del pueblo” manda imponente en el horizonte 
Mires desde donde mires te señala el regreso a casa. #awasi.

  • 2016-12-27
  • Sociedad
  • > COMPARTIR

Últimos Tweets