• 7x24
    Porque todo está cambiando y muy rápido.
    Porque hay nuevas maneras de contar y de decir.
    Porque la línea que separa lo público de
    lo privado es cada día más difusa
    y las ideas y emociones corren vertiginosas
    dando sentido e intensidad a nuestras
    vidas.
    Image 1

Notas

En el fondo del pozo.

Los mercados están como locos. El dólar, en sus distintas versiones, trepa espasmódico.

El infierno más temido.

La idea de que este estado de cosas devenga crónico espanta a muchos.

La devaluación de la confianza.

La proclamada intención de Alberto Fernández de administrar las tensiones internas, no solo no le está resultando posible sino que el permanente ruido interno se traduce en confusión, desconfianza y parálisis.

La culpa es del otro.

Siempre hay un otro que tiene la culpa. Solo se trata de encontrar a quien hacer responsable de todo lo que nos pasa. Esto está sellado a fuego en el catecismo K.

La grieta interior.

El Presidente aparece enredado en su confuso laberinto discursivo.

Se acabó el amor.

Alberto Fernández definió de un solo tajo el perfil de su gestión.

Vivir con esto.

La llegada de septiembre, un mes que muchos visualizaban como una fecha de salida, nos encuentra en el peor de los escenarios.

Fernández, que es Cristina

¿Quién toma las decisiones en el gobierno? Es la pregunta que muchos sostienen ya encontró una respuesta.

La cláusula maldita.

Oscar Parrilli introdujo al proyecto de reforma judicial una modificación que según la oposición compromete la libertad de expresión. ¿Alberto Fernández se cargará un nuevo Vicentin?

La cuarentena sigue, pero cambió de nombre.

El Presidente dijo que hace rato no hay más cuarentena, pero este viernes anunció que las restricciones siguen sin cambios.

Amigos son los amigos.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner parecen disponer de una relación estrecha, inescindible y por sobre todo excluyente. Sin espacio para terceros en discordia.

Atrapados sin salida.

Se logró transmitir una clara sensación de desconcierto, y lo que es aún peor, que no hay fecha alguna de salida a la vista.

Sin plan de vuelo.

La sensación de estar suspendido a la espera de quién sabe qué es sencillamente aterradora y desasosiega al mejor plantado.

Hay que aplanar la curva ideológica.

Los que gustan andar hurgando en los sumideros del poder tuvieron en la que termina una semana memorable.

¿Quién odia a quién?.

Alberto Fernández se esmeró en volver a presentar una imagen de equilibrio y moderación.

"Mi pie izquierdo"

El 27 de diciembre de 2008, a solo dos horas de llegar al Sur en plan de vacaciones me fracturé el tobillo izquierdo.
Fue una lesión severísima.


Dixit


Minibio

-

Un vuelo en imágenes sobre la historia mas o menos reciente.

Últimos Tweets